jueves, 7 de enero de 2016

"Welcome Refugees", la gran hipocresía occidental


Como dije en el primer post del nuevo año 2016, la nueva línea editorial del blog se centrará, básicamente, en la reflexión y análisis, eso quiere decir que, de entrada, no se volverá a llamar a acciones específicas o a organizar nada... El cupo, en ese sentido, lo cubrimos ampliamente con las últimas acciones... En todo caso, el que esté por el activismo puro y duro tiene todo el campo para él solo.

Hubo un acontecimiento muy importante que sucedió en las estribaciones finales del último año, fueron los atentados en París del 13 de noviembre. Quien lo diría, ¿quién lo diría, no nos acordábamos ya de lo que había pasado en enero con el "ataque" a la revista Charlie Hebdo? Pues por lo visto a algunos se les olvidó, o tal vez su oportunismo, o el mundillo politizado en el que se movían no se lo permitía ver. Una verdadera lástima, porque se enfocaron tan bien las cosas al comienzo del verano, para luego ver como el corporativismo y la estrellez de miras tiraban todos los proyectos por la borda.

Pero, sigamos, los atentados del 13 de noviembre en París fueron un acontecimiento abracadabrante, demoledor, en el corazón de Europa. Digno del guión de una película (nuevamente, la realidad supera a la ficción)... Independientemente de lo manipulada que está y esté la información que nos suministran (todas las partes), yo me creí el contenido verdadero que había en el fondo de la información, ¿cómo se podía poner en cuestión? Es decir, las redes terroristas del islamismo que conocemos en Europa desde la guerra de Bosnia (1992-1995) se habían vuelto a poner en marcha para atentar en Francia. No era la primera vez que lo hacían en Francia ni en cualquier otro país de Europa.

Naturalmente, a nadie se le escapa que, de alguna manera, el Gobierno francés había abonado el terreno para que tal cosa sucediera, lo que de ninguna manera puede ocultar el dolor de las víctimas, la necesidad de hacer justicia con ellas, y la responsabilidad criminal de la red (o redes) que acabo de mencionar en tal hecho... Naturalmente que el Gobierno francés tenía una gran responsabilidad (política, no criminal) en lo sucedió en su país. Porque si el Gobierno de François Hollande, que llegó al poder en 2012, hubiera dado marcha atrás en la política injerencista de Francia en los países árabes, y especialmente en Siria (ex-colonia suya), si no hubiera alentado y organizado con ello a los grupos terroristas que actúan en Siria contra el Gobierno legal y legítimo de Bashar Al-Assad, las redes islamistas de terror a las que antes hacía referencia no se habrían visto lo suficientemente fuertes para seguir atentando en Francia (o en el conjunto de Europa).

Pero la responsabilidad (insisto política, no criminal) del Gobierno francés en tales hechos no debe llevarnos a solidarizarnos con los verdugos islamistas (un vulgar "sindrome de Estocolmo" de justificación de los terroristas, del que en España hemos sabido mucho a causa de nuestra larga experiencia nacional en la materia). Y esto es, en definitiva, lo que hicieron los que en España volvieron a enarbolar el execrable y además caduco lema "No a la Guerra" (obviando completamente la naturaleza imperialista o no de la misma), a ese lema creo que habría que anteponer otro mucho más tajante y creo que inteligente "No con mi dinero". No quiero que con mi dinero se financien guerras de intereses privados, no quiero que con mi dinero los gobiernos agiten el fantasma de la guerra o del miedo para ganar elecciones, y NO QUIERO QUE CON MI DINERO SE ALIMENTEN PARÁSITOS SOCIALES Y POLÍTICOS: ONGS, SINDICATOS, PARTIDOS POLÍTICOS, etc. Si al "No a la Guerra" se contrapusiera el "No con mi dinero" yo me adheriría inmediatamente a lo segundo. "NO CON MI DINERO", BASTA YA DE LATROCINIO, DE ROBO, DE CORRUPCIÓN, DE CARADURAS Y DE OPORTUNISTAS. ¿Se seguirían sintiendo tan cómodos los del "No a la Guerra" detrás de una pancarta que pusiera "No con mi dinero"?

Porque era y es un hecho evidente que a las redes terroristas como la islamista no se las combate con buenos sentimientos y discursitos. A cualquiera de esas redes, pero especialmente a la islamista, no se las combate así. ¿Qué tiene Occidente responsabilidad en esas redes? Ya hemos dicho que sí, pero hemos diferenciado niveles de responsabilidad. La responsabilidad de Occidente (Unión Europea, Estados Unidos y Canadá) es política por haber permitido que el terrorismo islamista creciera y se hiciera fuerte en los países árabes; la responsabilidad de las Monarquías del Golfo Përsico es económica por hacer financiado y patrocinado ideológicamente a esas redes; por último, está la responsabilidad específicamente criminal de las organizaciones teroristas que cometen esos atentados. Se me puede objetar que a Occidente se le podrían pedir daños y perjuicios por haber permitido que se formaran esas redes en los países árabes; y a las Monarquías árabes podría llegarse, incluso, a exigírseles responsabilidades criminales si se demostrara que han amparado la financiación económica y el patrocinio político-ideológico de esas redes. Podría ser. Pero hay que especificar las responsabilidades de cada uno para exigir compensaciones correspondientes. Para nadie es un secreto, por ejemplo, que los ascensos de los fascismos en Europa contaron con la simpatía de las clases dirigentes británicas (aunque luego tuvieran que soportar el asedio militar nazi), pero no por ello se pidieron responsabilidades criminales a la realeza y a la "clase política" británicas al final de la II Guerra Mundial. 

Pero en el "No a la guerra" de 2015 hay algo que es todavía más inquietante, si cabe, y es cierta complicidad con los verdugos, cierta coincidencia de objetivos... que pone los pelos de punta... No obstante, a la flamante alcaldesa de Madrid, a finales de octubre, se le ocurrió proponer un "Instituto por la Paz" municipal (estamos hablando de un ayuntamiento que está endeudado hasta las cejas), en el marco de lo que castizamente los madrileños han bautizado como "carmenadas"... Luego este Instituto se trocó en una "Cumbre por la Paz", y cuando oí esto dije hasta aquí hemos llegado con el blog... Es decir, que un blog como este, y todo lo que hemos hecho desde 2011, acabe siendo instrumentalizado por Carmena y su grey, para seguir alimentando vividores (vagos, parasitos, engreídos y prepotentes, además de explotadores), hasta aquí hemos llegado con el blog... Porque, ciertamente, 2015 ha sido un año electoral en España, de tomo y lomo. Y el activismo anti-belicista que hemos vivido en España, particularmente en Madrid, se ha debido, entre otras cosas, al año electoral... Pero las elecciones, Dios mediante, ya se han pasado, y no parece que la "izquierda" pueda seguir escarbando en muchos más sitios para obtener votos, de todas formas no desesperéis, seguro que encuentran nuevas oportunidades (Carmenadas) para seguir rebuscando votos, hasta en la basura si hace falta... Aunque sus ocurrencias luego las tengamos que pagar todos los demás, cosas del "Estado de bienestar". 

Como he dicho, Occidente tiene una gran responsabilidad (política) en el surgimiento de las redes terroristas islamistas (y su expansión por todo el mundo). Ha tenido esa responsabilidad desde que participó en el encrespamiento de los ánimos comunitarios en Yugoslavia con el fin de trocearla y permitir la expansión de la Unión Europea en los Balcanes.

Un político italiano (de segunda fila) por el que tengo cierta estima ha dicho hace poco que lo peor de la crisis mundial (él se refería sobre todo a su dimensión militar) ya ha pasado. Al respecto, yo tengo mis dudas. Ha pasado lo pero, en esta fase, pero pueden venir cosas peores en fases sucesivas. Inútiles como la alcaldesa Carmena de Madrid (un verdadero cero a la izquierda en términos socio-políticos) pueden servir, precisamente, para vender la idea a la opinión pública nacional o internacional que lo peor de esta crisis mundial ya ha pasado. Esto puede ser cierto en términos económicos (y con las debidas precauciones), pero no lo es en términos políticos o militares. El periodo que está viviendo el mundo a mí me recuerda muchísimo al periodo de entre las dos guerras mundiales del siglo XX... Ahora toca un pequeño descanso, llegar a algún tipo de acuerdo entre las dos grandes potencias en liza, pero después de que hayan cogido fuerzas, acto seguido volverán a enfrentarse... Y hablo de Estados Unidos y Rusia, indudablemente.

Los atentados de París de noviembre de 2015 forman parte de esa resolución "provisional" del conflicto... Y buscan precipitar un acuerdo general en Siria... La solución para Siria parece ser que será el troceamiento, lo que siempre han venido buscando las potencias occidentales (ahora me refiero a todo el bloque occidental) apoyándose en sus contratistas criminales de las monarquías del Golfo Pérsico... La única transigencia con el punto de vista ruso es que Bashar Al-Assad siga en el poder... Una transacción muy beneficiosa, pienso, para los occidentales... Porque el proyecto del "Nuevo Oriente Medio" sigue ahí, intacto, con Israel como locomotora socio-económica de la región, un mundo caldeo-asirio dividido o fragmentado, un Irán acorralado por el mundo sunita y una Turquía imperialista... De manera que, si esto es una solución "definitiva", permitidme que me eche a reir.

El primer secretario general de la OTAN, un aristócrata británico, dijo, a comienzos de la década de 1950, que el objetivo (geopolítico) de la OTAN era tener a EE.UU. dentro de Europa, a Rusia fuera y a Alemania debajo. Toda una declaración de amor. A Alemania debajo. La gran derrotada de las dos guerras mundiales del siglo XX fue Alemania, sin lugar a dudas. Y con una Alemania derrotada y una Europa dividida (entre dos sistemas mundiales) se puso en marcha el Mercado Común Europeo, que luego sería la Unión Europea. Con el barrimiento de uno de los dos sistema en Europa, Alemania logró reunificarse, pero no dejó de estar "debajo" del eje anglo-americano, por obra y gracia de la OTAN que, lejos de desarticularse después de la disolución del bloque de países orientales en Europa, se vió confirmada en sus propósitos y necesidades.

Por esa razón, la guerra neo-colonial de Europa en África y en los países árabes continuará, variando en su táctica pero no en su estrategia de alcanzar el dominio mundial para Occidente de todos los continentes... Lo que viene desarrollando desde finales del siglo XIX, y va a seguir desarrollando en lo sucesivo en el siglo XXI.

Pero esta estrategia occidental del dominio mundial en todo el globo tiene sus contratiempos. Uno muy grande se llama China. China se ha hecho "capitalista" por necesidad, no por convicción (algo parecido le pasó a Rusia). Muchos imperios foráneos intentaron doblegar a China, ninguno lo consiguió. ¿Por qué el nuevo imperialismo occidental lo iba a conseguir? Por eso digo que lo peor de la presente fase de confrontación mundial ya ha terminado, pero lo peor de lo peor está por venir... Y todas las Carmenadas juntas se estrellan como pájaros de papel contra ese muro, tanto o más poderoso que la antigua muralla china (que defendía a las dinastías chinas de los Han y los Ming de los mongoles, hasta que los mongoles se volvieron chinos, pero ese es otro cantar). ¿Nos tocará a nosotros volvernos chinos? En ese caso, vamos por buen camino.


--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/