jueves, 24 de marzo de 2016

 ¿Por qué la gente quiere votar Donald Trump en Estados Unidos? Porque están hartos de políticos pesebreros, de ver como se vacían las arcas del Estado en proyectos inútiles mientras se entrega la soberanía de la nación a proyectos globalistas como los tratados de libre comercio o la misma OTAN, de ver como las industrias del país se deslocalizan y los nacionales se empobrecen, la criminalidad, las drogas y la marginación crecen, los desiertos urbanos también, la educación se deprecia mientras aumentan las diferencias entre ricos y pobres y entre razas, de ver como la inmigración ilegal crece a costa de la inseguridad civil y social, de ver como el país se embarca en misiones extranjeras inciertas mientras crecen las amenazas para la seguridad nacional y los ciudadanos estadounidenses en todo el mundo, de ver como la guerra contra el terror se convierte en una guerra mundial inacabable entre una élite plutocrática que tiene la pretensión de dominar todo el mundo y unas naciones arrodillas que deben servirla... MAKE AMERICA GREAT AGAIN. Muchos estadounidenses, hombres y mujeres, de todas las razas y condiciones sociales se están apuntando a la REVOLUCIÓN TRUMP. LA NUEVA REVOLUCIÓN AMERICANA DEL SIGLO XXI.




Porque la izquierda es una mala idea, amigos. La izquierda nos ha traicionado, no sólo no ha cumplido lo que ha prometido, sino que además se ha escondido detrás de esas promesas incumplidas, se ha escondido detrás de sueños de grandeza e ideales nunca realizados --porque el secreto es ese, prometer la Luna para que así nunca se pueda alcanzar, para que así nunca se tenga bastante, y la gente quede "enganchada", "endeudada", "dependiente", "insatisfecha", por las promesas nunca realizadas, por los nuevos amos supuestamente bondadosos que han sustituido a los anteriores porque decían que iban a ser mejores--, la izquierda ha preferido colocarse en el papel de eterna oposición, en vez de demostrar que eran buenos gestores, ha preferido convertirse en la pulga incómoda, antes que demostrar que podía erradicar a los parásitos y ofrecer una vida segura, tranquila y duradera, ha preferido vivir del enfrentamiento y generar su propio clientelismo antes que acabar con el Estado asistencial y crear una economía prospera y productiva, ha preferido convertirse en el eterno protestón antes que sosegar los ánimos y poner a todo el mundo a trabajar, colaborar y disfrutar de un proyecto de paz y prosperidad. La izquierda es la eterna contradicción de sí misma, la eterna impostura, el eterno fraude, la eterna manipulación y el eterno engaño. La izquierda, aparte de ser un aburrimiento monumental, aparte de sus ínfulas de grandeza y la enorme distancia que separa lo que dice de lo que hace, es un monumental fraude y un robo al conjunto de la sociedad, una coartada para la extorsión y la delincuencia de diferentes formas, un escándalo para la gente decente y una infamia para la gente trabajadora, un insulto a la verdad de los hechos y un peso innecesario sobre las costillas de la sociedad. La izquierda como la derecha son bipolaridades sociales y políticas que pueden esconder, y de hecho esconden, un robo y un engaño al conjunto de la sociedad. Por eso no podemos seguir guiándonos por frases vacías y banderas que no representan nada, sino que tenemos que empezar a pensar en lo que nos acerca e identifica como personas, como seres humanos, como ciudadanos miembros de una misma comunidad nacional y planetaria.

 

--
Foro de Relaciones Internacionales (Anti-Zionism): https://www.facebook.com/groups/301202956654207/