miércoles, 12 de abril de 2017

¡Feliz Era Trump!

Desolador el ataque, con nocturnidad y alevosía, del viernes pasado (7 de abril) contra una base militar siria de EE. UU. Coincidió en España con el comienzo de la "Semana Santa" (las vacaciones de Primavera, para el resto de los europeos), luego entraré en esta coincidencia, pero lo que quiero decir de entrada es que he pasado unos días realmente malos, como si te hubieran pegado con un martillo de esos con los que pegan a las campanas, algo así...

El ataque implica un salto cualitativo en el escenario bélico sirio; ha habido otros, yo destacaría como hitos que han supuesto un antes y un después en ese escenario la Conferencia de Paz de Ginebra 1 de 2012, que se realiza bajo el golpe mortal y dramático de la primera operación de "falsa bandera" que los aliados terroristas de Occidente realizaron en suelo sirio, magistralmente desmontada por el Dr. Alfredo Embid (de Armas contra las Guerras), la intervención pública del Dr. Embid desmontando aquella operación la podéis ver aquí: https://www.youtube.com/watch?v=eivitTmuNdc

El segundo salto cualitativo en el escenario bélico sirio se produce, casualmente, después del fracaso de la 2ª Conferencia de Paz de Ginebra para resolver el conflicto sirio: este salto cualitativo está protagonizado por una alianza entre Turquía y Arabia Saudí, que aparcan su rivalidad dentro de la oposición anti-siria para apoyar una "rápida" campaña militar contra el gobierno sirio, utilizando a los "rebeldes" y, particularmente, a la rama de Al Qaeda en la zona (frente Al Nusra). Aquella campaña militar, al apoyarse sobre todo en el yihadismo wahabita de Al Qaeda, amplía considerablemente sus objetivos, y transforma el enfrentamiento político-militar en una "guerra santa" en donde se convierten en enemigos todos aquellos ciudadanos que no comparten la visión sectaria del Islam; el resultado es que se ataca a todo tipo de personas y comunidades locales, ensañándose con los pueblos que no son musulmanes, la guerra supera los límites territoriales de Siria y se convierte en una cruzada para reinstaurar el califato musulmán abolido en 1924, y los sectarios wahabitas actúan a lo largo de toda la frontera sirio-irakí, amenazando por igual al gobierno de Damasco y al de Bagdad. En el enfrentamiento con Bagdad cuentan con el apoyo de antiguos soldados del Ejército de Saddan Hussein. En el caso de la guerra siria, son la vanguardia de todos los grupos armados que actúan contra el gobierno de Damasco. Pero esta ofensiva militar, repetimos que merced a un acuerdo estratégico turco-saudí para derribar el gobierno de Damasco y dirigir la instauración de un nuevo régimen, fracasa en agosto, como resultado del fracaso de la operación, que trataba de contentar a los descontentos tanto con el gobierno sirio como con el de Irak, se proclama un "califato" en la tierra fronteriza entre Siria e Irak. Este "califato", que se considera mundial, será la excusa para la reorganización de todas las redes del terrorismo islámico-wahabita alrededor del mundo, bajo cuyo terror aún sufrimos atentados en diferentes continentes.

El tercer salto cualitativo en la guerra siria se produce con la intervención militar directa de Rusia, a finales de septiembre de 2015. La intervención militar directa de Rusia irrumpe justo cuando el gobierno de Damasco corría un mayor peligro para hacer frente a la alianza concertada entre los "rebeldes" de las distintas facciones opositoras armadas y el "califato musulmán" (también conocido como ISIS o, simplemente, Estado Islámico). La intervención de Rusia cambia complemente la correlación de fuerzas y la concepción estratégica de la guerra, que vuelve a ponerse del lado de Siria y su gobierno. Como reacción desesperada, el "califato islámico" reinicia una serie de atentados en Europa, que había comenzado de forma ensayística con el atentado contra la revista satírica Chalie Hebdo, en invierno de 2015. 

El cuarto salto cualitativo en el enfrentamiento militar sirio es el que se ha producido este pasado viernes 7 de abril, y de su dimensión y consecuencias debemos esperar que pase el tiempo para llegar a hacernos una idea de toda su envergadura. Por de pronto, diré que el escenario bélico que empieza a dibujar EE. UU. y, particularmente, sus agencias de guerra en el exterior (el Pentágono y la CIA) se empieza más a parecer al escenario que planteaban para la guerra en Irak en 2003 que para la guerra en Libia en 2011. Ha cambiado significativamente la estrategia, porque han cambiado completamente los jefes militares yankis de esta contienda. No echan ninguna enseñanza del escenario militar sirio en saco roto, y en absoluto van a dejar fuera de juego o en la estacada a sus aliados regionales (qué decíais de que Turqía pasaba de EE. UU., ¿o era a la inversa?, ya. Una concepción estratégica de envergadura no entiende de filias ni fobias, ni de modas, sino de intereses y de necesidades para alcanzar los objetivos marcados). Pero ahora la dirección militar y política del frente de guerra sirio va a recaer en los estadounidenses, a diferencia de lo que ha ocurrido hasta ahora, donde los estadounidenses proporcionaban la inteligencia militar y logística pero eran sus aliados regionales los que dirigían el curso de la guerra.

De todo ello hablo en el próximo artículo sobre la "era Trump", enfocada a partir del conflicto militar sirio. El artículo lo tengo terminado, una seis páginas, no está mal, me falta añadirle alguna nota a pie de página y ya esta, pongamos que lo publico para finales de nuestras "vacaciones de primavera" (pero, ahora, en serio, no como el de las razones de la caida de la URSS, que se me estaba haciendo demasiado largo).

Alguna cosa más que decir sobre los aliados regionales de EE. UU. en Oriente Medio: 

- ¿Vosotros os acordáis de la intervención de Turquía en Siria a finales del verano pasado para golpear a los kurdos y apoyar a los "rebeldes"? El apoyo turco a los "rebeldes" ("sus" rebeldes) se valió de tanques y aviones militares. ¿Por qué demostraba tanto interés Turquía en seguir el conflicto sirio y aprovecharse de él? Porque ni por un momento había decaído su interés estratégico en él. Podía sufrir contratiempos en su particular concepción y ejecución de la guerra en Siria, pero en ningún momento se había dejado de sentir interesada y activa en dicho conflicto. Las "paces" que escenifican con Rusia, es sólo un ejercicio correcto de diplomacia... y todavía quedan 4 meses para que un guardaespaldas asesine por la espalda al embajador ruso en Turquía. Y ese ejercicio correcto y cordial de diplomacia ha sido muy provechoso para ambas partes. Pero Turquía siempre ha sido, a lo largo de todo este conflicto, la potencia agresora contra Siria, antes y después del fallido golpe de Estado de julio, con el paraguas de la OTAN, y la connivencia con EE. UU. y las monarquías del Golfo Pérsico.

- Otra cuestión: Israel. Para entender la razón del ataque de EE. UU. contra Siria del pasado 7 de abril hay que entender que la espoleta, el disparador de este último ataque contra Siria, está en Israel. Es Israel quien prepara las condiciones estratégicas para que el ataque sea posible. En primer lugar, por su estrecha relación con los grupos rebeldes, sean de la facción que sean. En segundo lugar, porque no deja de caldear el conflicto lanzando ataques en los Altos del Golán (de titularidad siria, pero en posesión de Israel) y, en tercer lugar, porque es a Israel a quien se le deja la onerosa misión de tensionar sus redes políticas y mediáticas sionistas para crear la "causa de guerra" de un presunto ataque con armas químicas en Jan Sheijun; y para ello echa mano del lobby sionista, repartido por todo el mundo (entre la clase política, empresarial y de los mass media), pero con especial presencia en la ONU, que acaba de fichar a una estrella rutilante: Nikki Haley.

Hay un precedente, al menos, de ataque directo del Ejército de EE. UU. a posiciones del Ejército sirio, pero se puede considerar un ensayo o puesta a punto de la estrategia militar a desarrollar con posterioridad. Nos referimos a las dos treguas sucesivas que se pactan entre Rusia y EE. UU. con motivo del final del conflicto en Alepo [Por un lado se trataba de comenzar la evacuación de la población civil pero, por otro, EE. UU. trataba de ganar un tiempo de guerra precioso para los rebeldes, empujando al "califato musulmán" hacia Palmira, ya recuperada por el gobierno sirio, como medida de distracción; como colofón a la tregua, a comienzos de enero, EE. UU. atacó por el aire sin ningún motivo aparente al ejército sirio en Alepo, y acto seguido el mismo califato musulmán atacó en Alepo intentado romper el cerco del ejército sirio a los rebeldes]. Los "perros de la guerra" yankis han vuelto al teatro de operaciones sirio, porque nunca se han ido... Solamente que antes tenían un collar distinto, el demócrata, y ahora se han puesto, o les han puesto, el republicano, pero son los mismos perros, y tienen más mala leche que nunca. Ya veremos.

Añadir una última cosa que no voy a poder tocar en el artículo que dedico específicamente a lo que ha sido la entrada de la "era Trump" en la política internacional: el atentado/ataque de Siria no puede entenderse sino en el contexto de las últimas acciones violentas perpetradas en el mundo, particularmente en Europa. Hay una especie de intensificación dramática, de sobrecogimiento creciente, cuyo desenlace se produce en el escenario sirio y de Oriente Medio. Atentado en Londres el 22 de marzo, en San Petersburgo el 4 de abril, luego el atentado/ataque en la provincia de Homs, sigue la ola de atentados en Estocolmo, por último en Egipto (aliado crucial en la lucha contra el yihadismo). Es decir, eso de que el terrorista actúa cuando puede y donde puede es una tontería, el terrorista, por lo general, es un miliciano, un recluta entrenado y concienciado, no actúa de cualquier manera y en cualquier sitio. Me atrevo a sostener que la cadena de atentados que hemos vivido en este comienzo de primavera no ha sido casualidad. Nada en esta ola de yihadismo internacional, a partir de la constitución del "calificato musulmán" entre Siria e Irak, es casualidad, obedece, si se quiere, a un grito de desesperación, una llamada de atención hacia el desarrollo de la "guerra santa" en el mundo, y que tiene tanto una función proselitista como reactivadora de la lucha a partir de su centro neurálgico, que en estos momentos está entre Siria e Irak, aunque sus cerebros y sus financieros están en otras partes (concretamente más al sur, en el Golfo Pérsico o Árabe, y que hace muy buenos negocios con Occidente, y está perfectamente sincronizado con el sionismo. Pero emplea una bandera de conveniencia y luego utiliza un cabeza de turco para que pague por sus crímenes, eso se les da muy bien a los corsarios y a los Occidentales, y la "guerra contra el terrorismo" es un asunto, en estos momentos, de corsarios, es decir, de mercenarios y criminales a sueldo.

El recrudecimiento de la guerra en Siria le hace pagar un coste proporcional a Rusia porque los terroristas no le perdonan el apoyo que brinda al país árabe. Así sucede a partir del primer "salto cualitativo" en 2012. Naturalmente, para Rusia es un problema enquistado, pero la guerra en Siria no hace sino agravar la amenaza. Además, ya no es ni mucho menos, un problema ruso o regional, es un problema global que le ha pegado completamente de lleno a Europa... No sólo a Europa. Aunque las monarquías del Golfo lo patrocinen por activa o por pasiva, también es un problema que ellos mismos pueden sufrir en casa, a partir de ajustes de cuentas o revanchas dentro de las propias filas terroristas-wahabitas... Lo cual debería llevarnos a pensar que se trata de problemas circunstanciales que obedecen a situaciones circunstanciales, de manera que, ¿cuál sería el estado ideal para que dejaran de ocurrir?, ¿a dónde nos quieren llevar?

Y empezaba hablando de las vacaciones de primavera. Desde luego, a mí me las han chafado. Porque tendemos a desconectar habida cuenta de que todo sigue igual, es decir, la situación en Siria no tiene arreglo; pero, curiosamente, estos atentados del Nuevo Orden Mundial funcionan como una especie de revulsivo que reorganiza todo lo que hay y le concede un nuevo enfoque, una nueva visión, de manera que, en efecto, no nos dejan dormirnos en los laureles, quieren hacerse siempre presentes para que no dejemos de pensar en ellos... 


[Antes de despedirme y emplazaros para el artículo que publicaré el domingo: una última cuestión, alguien me puede decir que lo de los "saltos cualitativos" suena un poco arbitrario. Sí, hay a gente a la que este lenguaje le suena así, como hablar de la "excepción confirma la regla", o de aquello que dice la canción "una mañana me levante y descubrí al opresor". Digamos, no entienden el papel que la conciencia y la voluntad juegan en el acontecer humano y, sobre todo, en su análisis, hecho, naturalmente, también por humanos. Creo que queda claro que cuando hablamos de saltos cualitativos hablamos de un replanteamiento radical, en profundidad, de todo el escenario o campo de actuación, en este caso bélico, para las dos partes en conflicto. Se me puede aducir, por ejemplo, que el anuncio de una inminente intervención militar de EE. UU. en 2013 se puede considerar un salto cualitativo en el conflicto, la verdad es que tal intervención directa entonces no se llegó a producir (para ser más exactos, los rusos dicen que desbarataron un intento de ataque misilístico similar al que se produjo el viernes pasado, ¿por qué no lo han hecho ahora? para responder a esta pregunta también os emplazo al artículo del domingo). Si se hubiera llegado a producir, entonces, la intervención militar directa de EE. UU., sí que hubiera habido un salto cualitativo del conflicto, un redimensionamiento radical de todo él, afortunadamente entonces no se produjo; sin embargo, en menos de un año los agresores contra Siria lanzaron el ataque que desembocaría en la formación del Estado islámico, eso sí que es, desde luego, un salto cualitativo en el conflicto. Abundando más en este término, tened en cuenta que todo salto cualitativo en un campo de fuerzas, del tipo que sean, se produce por acumulación de energía y transformación de la misma en movimiento. Saludos].

--
Un Mundo Multipolar: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/
 
Artículos del blog en archivo pdf sobre el ataque terrorista de la Administración Trump a una base militar siria: https://drive.google.com/open?id=0B2vwkwtf9Tb9RUlDMmZmYjRLNGc