Homenaje al teniente cubano Juan Reinaldo Sánchez, autor de 'La vida secreta de Fidel Castro' y muerto en el exilio.

viernes, 2 de febrero de 2018

Donald J. Trump: Retorno al sistema de economía americana

Resultado de imagen de trump working class

En sus discursos en el mitin del lunes 21 en Kentucky y el martes 22 en una reunión del Partido Republicano [marzo de 2017], el Presidente Donald Trump recalcó que tiene el propósito de conducir al país a que retorne al “Sistema Americano” de economía. Según la estimación de observadores calificados, ambas veces el Presidente “verdaderamente estaba hablando en serio”: el quiere retornar a la verdadera política económica de Alexander Hamilton y George Washington, de Henry Clay, y de Abraham Lincoln, el “Sistema Americano” de economía.
 
¿Es Trump el Presidente que puede regresar a Estados Unidos al Sistema Americano de economía? Eso todavía está por determinarse, y depende también del país; depende de nosotros, depende de tí. ¿Debemos de retornar al Sistema Americano? Absolutamente.


Con pocas excepciones, la mayoría de los estadounidenses y ciudadanos de otras naciones ya no saben qué fue el Sistema Americano de economía. Lo definió Henry C. Carey, economista de Abraham Lincoln, por ejemplo, como el Sistema Americano directamente opuesto al “sistema británico” de libre mercado.


Esos son los mismos británicos que desde el año pasado hasta hoy, han estado dirigiendo la campaña macartista en contra del Presidente Donald Trump, para sacarlo de la Casa Blanca.


Los británicos están detrás de la operación macartista para tumbar a Trump, porque, después de décadas de una desastrosa “globalización” y “desindustrialización”, Donald Trump quiere volver al Sistema Americano de economía. Y él aprecia los beneficios de la paz, de detener las guerras perpetuas de Bush y Obama y colaborar con Rusia y China para lograrlo.


De este modo, un “informe” que produjo la inteligencia británica para Hillary Clinton sobre Donald Trump, fue el inicio para que el liderato del Partido Demócrata se convirtiera en una turba macartista en busca de “rusos” que están al acecho escondidos detrás de cada una de las columnas de la Casa Blanca.


Los pilares del Sistema Americano de economía fueron los siguientes: 1) proteger y apoyar la producción estadounidense para que Estados Unidos se convirtiera en la importante nación productora de manufacturas que llegó a ser; 2) fomentar incesantemente y construir la infraestructura nacional más moderna, por la misma razón; los ferrocarriles transcontinentales, el sistema nacional de carreteras, el programa lunar Apollo; y 3) un sistema de crédito fundamentado en una banca nacional inventada por el gran Secretario del Tesoro, Alexander Hamilton.


Hoy significa la eliminación de los mega casinos de Wall Street con la reinstitución de la Ley Glass-Steagall; establecer un banco nacional hamiltoniano para fomentar la infraestructura y las manufacturas; invertir billones de dólares en la energía de fusión, volver a la Luna, y adentrarnos en el espacio profundo para la colonización humana y el desarrollo.


Esto es lo que el economista del Sistema Americano, Lyndon LaRouche, director fundador de Executive Intelligence Review (EIR), desarrolló hace poco como las “Cuatro Leyes” para salvar a la economía.


El Sistema Americano también quiere decir la Doctrina Moroe; que el naciente Estados Unidos haría todo lo posible para mantener alejados de las Américas al imperio financiero británico y francés, para que todas nuestras naciones pudieran desarrollar sus economías y hacer acuerdos de comercio recíprocos para el beneficio mutuo.


Hoy, el Sistema Americano significa unirse con la iniciativa china de la Nueva Ruta de la Seda, en donde 60 naciones están haciendo tales acuerdos en un paradigma en el que “todos ganan”.


El Instituto Schiller y EIR están organizando una importante conferencia internacional para el mes que viene en la Ciudad de Nueva York, para llevar al Estados Unidos de Trump al nuevo paradigma, en donde puede florecer el “Sistema Americano”.


Lo que el Presidente Trump entiende hoy del Sistema Americano es rudimentario, pero él habla en serio al respecto. Mientras más estadounidenses sepan lo que debe significar, y se movilicen en esa dirección, tendremos una mejor posibilidad de que la era de la “globalización” del sistema británico llegará a su fin durante esta Presidencia de Trump.